Implantología

La técnica es mínimamente invasiva, indolora y muy segura siempre que esté bien planificada y ejecutada por un especialista en implantología perfectamente formado y preparado.

 

El implante dental es la alternativa ideal para la reposición de los dientes perdidos, con un porcentaje de éxito superior al 97%. 

 

¿Por qué ponerse un Implante?

   La perdida de uno o más dientes puede provocar un gran prejuicio al equilibrio de su boca, la pérdida de piezas afecta a la correcta oclusión y no reponerlas puede provocar una sobrecarga con nuestra masticación, sufriendo por ello los dientes vecinos, pudiendo llegar a perder otros dientes también.

   Los dientes colindantes y antagonistas con el paso del tiempo tienden a moverse hacia el hueco que deja el diente perdido, lo que, perjudica especialmente a los pacientes con problemas periodontales; a mayores puede comprometer en un futuro la posibilidad de rehabilitar la zona, no solo por la falta de espacio, sino por la atrofia de hueso que se produce con el paso del tiempo, dejando como única alternativa cirugías previas para la realización de diferentes tipos de injertos.

 

¿Qué es un Implante?

   Se trata de un pequeño tornillo de Titanio que realiza la función de la raíz dentaría.

   Se coloca en el hueso maxilar o mandibular  a través de una técnica relativamente sencilla en la mayoría de los casos.

   Pasados el periodo de osteointegración (tiempo de unión entre hueso e implante) se colocara una corona con sus aditamentos protésicos, consiguiendo así la rehabilitación de la zona de la mejor manera posible y sin dañar los dientes adyacentes (un clásico de los puentes de toda la vida), ni moviendose al comer o hablar como las dichosas prótesis removibles.

 

Conoce los implantes

 

 

 

 

Back to Top